Tarología… ¿Qué es? (parte 2)

Podríamos decir que el inconsciente, que el tarot nos presenta, es el esqueleto y los arquetipos son los huesos, que como sabemos, no importa cuantos huesos tenemos en el esqueleto sino como se articulan; lo mismo sucede con el tarot, de estas setenta y ocho cartas, encontramos cuatro caminos que reinan sobre nuestro mundo material, mental, emocional y creativo. Además de esto tenemos este viaje evolutivo por medio del cual, el ser humano en su estado de buscador, de peregrino, recorre la profundidad de la psique para llegar a la totalidad y la máxima expresión de su ser. Los Arcanos Menores reinan sobre los elementos del cuerpo psíquico del hombre; Tierra (Denarios u Oros), Aire (Espadas), Agua (Copas) y Fuego (Bastos):

Para entender el principio evolutivo del tarot primero debemos entender su numerología progresiva; el naipe del tarot Camoin Jodorowsky puede ser dividido en partes iguales porque en sí, es un rectángulo compuesto por dos cuadrados equiláteros:

La numerología del tarot obedece un sistema decimal; tenemos diez Oros, diez Copas, diez Espadas y diez Bastos. Los Arcanos Mayores están compuestos por dos secuencias de diez que en su total dan veinte, que se complementan con dos arcanos más que representan el principio (Le Mat – Arcano sin número) y final (Le Monde – Arcano 21).
Los Arcanos Mayores están representados comienzan con una relación entre el principio y el final:

Le Mat, en el extremo izquierdo ve y camina hacia Le Monde, en el extremo derecho. El Le Mat es un peregrino buscador que recorre los veinte arquetipos que tiene frente a él, para llegar progresivamente a Le Monde, la totalidad del mundo:

Le Monde es la culminación del trabajo con el tarot; la doncella embebida en su danza con el universo permanece en su arco, la mandorla, el símbolo de la eternidad. Y en los extremos de este tenemos los cuatro caminos que recorremos como humanos para lograr el equilibrio; los elementos masculinos y fálicos (Espada y Basto) representan los elementos naturales proyectivos; el Fuego y el Aire, se encuentran al lado derecho. Del lado izquierdo tenemos elementos femeninos que contienen receptivos como la Copa, el símbolo uterino clásico y el Denario, que son el Agua y la Tierra. Lo que nos enseña el tarot es que el viaje a la iluminación debe complementarse con el trabajo mundano y terrenal.

Siguiendo la numerología decimal del tarot, cada una de las primeras diez cartas, tendrán una cara distinta en las diez restantes. Por ejemplo, en la carta uno Le Bateleur, el mago realiza su acción hacia arriba, tiene su varita mágica apuntando al cielo. Pero su parte sexual esta bloqueada por la mesa que se interpone frente a él. En el arcano once, La Force, la mujer tiene el mismo sombrero que el mago, pero es una mujer que realiza su acción haca abajo, poniendo la fuerza del león en su chakra sexual. Esta misma relación se repite con los demás arcanos, pues todos están relacionados. Los primero diez buscan lo divino, por eso sus acciones están encaminadas al cielo, pero a partir del arcano once, la acción se realiza hacia la Tierra; hacia abajo. El descenso de lo divino a la Tierra.

Un mito muy grande del tarot es que las cartas se leen si están de cabeza o posicionadas correctamente. Las cartas del tarot, específicamente hablando desde el método de Jodorowsky que únicamente utiliza el tarot de Marsella, se relacionan entre sí. El Tarólogo no solo interpreta una frase – que se lee de izquierda a derecha, de la misma forma en que se lee un libro – , en base a los significados de cada arcano, sino debe interpretar la manera en que se relacionan y estructuran el mensaje. Por ejemplo, Le Mat va hacia Le Monde buscando emprender el camino de la iluminación:


Si en la consulta del tarot, Le Mat camina hacia Le Monde, la interpretación clásica seria que el consultante se esta moviendo hacia la totalidad, esta buscando la totalidad, llegar a una meta o culminar un propósito. Sin embargo, si Le Mat, aparece alejándose de Le Monde, el consultante, o bien puede haber concluido una meta y está en busca de una nueva (dependiendo las cartas que estén alrededor), o está dejando atrás su propósito y se está involucrando en algo distinto sin ser consciente:

Esta relación se crea con todos los demás arcanos, y un buen Tarólogo ha de estar abierto a integrar este mensaje a la consulta.
Es enorme e infinita la menara en que se puede estructurar el tarot. La Teoría Tarológica de Jodorowsky no lee el futro, sino que explora el presente tomando las bases del pasado. Cuando tu acudes a la consulta del tarot, puedes preguntar directamente sobre temas o circunstancias que te aquejen, pero se debe tomar en cuenta como llegaste hasta este punto de tu vida, como tu pasado jugo su parte en ello y cuales son tus posibilidades y tendencias para el futuro, pero no es posible predecir el futuro, pues con cada paso que das en tu vida, tus circunstancias cambian, lo mismo que tus posibilidades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *